EL ASESINATO DEL PROFESOR DE LENGUA

Robémosle el título a Jordi Serra y Fabra y cambiemos de género.

La búsqueda de la perfección, incluso de la gramatical, puede conducir a la locura y la desesperación. He aquí un ejemplo:

video

1 comentarios:

Publicar un comentario

Escribe correctamente tu comentario por consideración a todos aquellos que podrían leerlo