COSMOLOGÍA NÓRDICA

Los antiguos mitos nórdicos imaginaron el cosmos como una serie de regiones o mundos independientes, cada uno hogar de una raza distinta de seres, desde gigantes a enanos. Tales mundos se apoyaban en las raíces y ramas de un gran fresno llamado Yggdrasil o árbol del mundo. 

Yggdrasil significa "el caballo de Ygg (Odín)", en la lengua lírica de los poetas escandinavos, Odín adquirió la sabiduría de las runas al colgarse de él. El árbol era además el hogar de varios animales. Un águila  y un halcón (el águila vivía en la copa y entre sus ojos se sentaba el halcón Vedrfölnir, el águila formaba los vientos al batir sus alas)  vivían en sus ramas más altas, y en la base moraban muchas serpientes, gobernadas por un dragón o una gran serpiente. En medio vivía una ardilla (Ratatosk, que llevaba ofensivos mensajes de la serpiente que vivía a los pies del árbol al águila que habitaba en las ramas más altas) y cuatro ciervos (Dáin, Dvalin, Dúneyr y Durathrór)
El árbol del mundo Yggdrasil sostenía el cosmos entero, desde las regiones más profundas del inframundo hasta el cielo más alto, era la espina dorsal del universo.
En la base de Yggdrasil había tres enormes raíces. Según ciertas fuentes, una sostenía Asgard, hogar de los Aesir o dioses principales. En otras versiones, Asgard era una morada que se alzaba en el aire sobre algunas ramas y estaba unida a los otros mundos por el puente de Bifrost, que tenía forma de arco iris. La segunda raíz del árbol sostenía Jotunheim, gélido hogar de los gigantes helados. Cerca se hallaba enterrada la cabeza cortada del dios de la sabiduría, Mimir, y el pozo del mismo nombre, con sus aguas cargadas de conocimientos y sabiduría. La tercera raíz se extendía hasta otra región fría llamada Niflheim, uno de los lugares que existían antes de que se formara el mundo. La única fuente de calor de esta región procedía de un manantial termal llamado Hvergelmir, cuyas aguas brotaban del suelo. Cerca se hallaba  la morada de Hela, reina del inframundo, donde iban a parar los malhechores.

En las ramas, en el centro mismo de Yggdrasil se hallaba Midgard, el mundo de los humanos. Se creía que ocupaba el corazón del cosmos, y ciertas fuentes afirman que el puente Bifrost lo unía a Asgard. Sólo los dioses y las almas de los héroes de camino a Valhalla, morada de Odín en Asgard, podían cruzar dicho puente, que vigilaba el dios Heimdall. 

Otros mundos que también se apoyaban en las ramas de Yggdrasil eran Svartelfheim, hogar de los elfos oscuros, y Gimle, hogar de los elfos de la luz.

Algunos relatos del cosmos nórdico sitúan estos mundos en distintos lugares. Según una versión, Jotunheim se alzaba al este de Midgard, separado del mundo humano por bosques y ríos. En otros, Gimle es una sala reluciente en lo alto de los cielos. En la Edad Media, cuando los escritores escandinavos recibieron la influencia de la cultura cristiana, vieron a Gimle como una especie de cielo, y los elfos de la luz adoptaron virtudes de los ángeles cristianos.

Bifröst
Los mundos divino y humano estaban unidos por un puente en forma de arco iris que brillaba en el cielo por encima de Midgard. El escritor islandés Snorri Sturluson lo bautizó como Bifröst, que deriva de un verbo que significa "relucir". En el fin del mundo, los guerreros de Muspell, el abrasador mundo del sur, lo cruzaron para enfrentarse a los dioses de Asgard mientras Heimdall tocaba su cuerno para reunir a los dioses para la batalla final.

El reino de Nidhog
El reino del dragón o serpiente Nidhog se hallaba a los pies de Yggdrasil, paraje ambiguo lleno de peligros y presentes especiales. El principal de estos últimos era la sabiduría, que fluía del pozo de Mimir, uno de los tres pozos situados al pie del árbol. Los otros dos eran más peligrosos. Uno era el del sino y lo guardaban las Normas, que controlaban la longevidad de la vida humana; el otro era un pozo de veneno, fuente de los ríos de Hel, el inframundo nórdico. Alrededor de estas regiones oscuras se deslizaba Nidhog, que se alimentaba de la carne de los cadáveres humanos y roía las raíces de Yggdrasil.

USO INCORRECTO DEL GERUNDIO

Gerundio del nombre o gerundio especificativo
Esta construcción es un galicismo, el gerundio ocupa el lugar que normalmente ocuparía un adjetivo especificativo o una oración subordinada adjetiva. Es decir, cuando el gerundio se utiliza en sustitución de que+ verbo en forma personal, se escribe sin comas, dado que su función es especificativa.
Este uso se admite, como excepciones aceptadas por la Academia, en los siguientes casos:

agua hirviendo
clavo ardiendo

Si el gerundio forma parte de un inciso explicativo de origen verbal, sí se utiliza la coma:

Los médicos, careciendo de materiales adecuados, no pudieron hacer nada. 

En este caso el gerundio es correcto, porque introduce una explicación de la aseveración principal (están desvalidos), que podría anteponerse al sujeto (los niños).

* Los médicos careciendo de materiales adecuados no pudieron hacer nada.

En este caso el gerundio es incorrecto, porque funciona como especificativo del sujeto (los niños)

Gerundio equivalente a el cual
Es impropio el uso del gerundio cuando equivale a con lo cual, por el cual, en el cual, tras lo cual...:

El criterio por el cual se guía la práctica docente
*El criterio guiando la práctica docente
Es un gimnasio muy completo, en el que se imparte zumba
*Es un gimnasio muy completo, impartiéndose zumba
Se añaden las especias, con lo que se termina la receta.
*Se añaden las especias, terminándose la receta.
Se escaquearon de la clase, tras lo cual entraron en el parque. 
*Se escaquearon de la clase, entrando en el parque.


Gerundio de posterioridad

El gerundio correctamente usado indica simultaneidad o anterioridad de lo que expresa en relación con el verbo al que modifica (por ello, la gramática dice que el tiempo del gerundio es relativo).

La gramática normativa considera incorrecto el gerundio de posterioridad, es decir, el que indica un hecho o suceso posterior al verbo del cual depende:

*Pasó la infancia en Málaga, instalándose con quince años en Granada.


Muchos griegos antiguos vivían en islas o en pueblos costeros, de modo que el mar dominaba sus vidas. Por ello, el dios del mar Poseidón, el causante de violentas tormentas que controlaba también fuerzas naturales como los terremotos, fue una de las divinidades más poderosas del Olimpo. sin embargo, ansiaba más poder, lo que lo condujo a entablar una disputa con Atenea por el gran honor de ser el patrón de Atenas.

Poseidón y Atenea deseaban convertirse en la principal divinidad de Atenas, pero en lugar de librar una batalla, decidieron resolver su disputa en una competición cuyo fin era ofrecer el mejor regalo a la población de la ciudad. Para ello, el dios del mar escaló la Acrópolis (colina que se alza junto a Atenas) y, cuando llegó a su cumbre, dio un fuerte golpe en el suelo con su tridente e hizo brotar una fuente de agua salada. Luego Atenea llegó a la Acrópolis y ofreció su presente: el primer olivo.

Zeus reunió a los demás dioses del Olimpo para juzgar qué presente era el más excelso. La fuente era impresionante, pero su agua salada tenía poca utilidad para el pueblo. En cambio, el olivo le proporcionaba aceitunas, cuyo aceite servía para cocinar e iluminar. Además, no solo era valioso para los atenienses, sino también para los mercaderes con quienes estos negociaban, de modo que el olivo podía alimentar y enriquecer al pueblo de Atenas. Por si fuera poco, la madera del árbol podía usarse para construir cosas. Por ello, el rey Cécrope, gobernador de Grecia, confirmó que un árbol como aquel que no se había visto jamás en la Acrópolis. Tras escuchar todos los testimonios, Zeus declaró a Atenea vencedora del concurso y ésta se convirtió en la patrona de Atenas, que se bautizó así en su honor. 

Al oír el veredicto, Poseidón se enfureció, tomó su tridente y golpeó el mar varias veces, con lo que provocó una gran tormenta. El mar creció y la llanura de Eleusis, donde se alzaba Atenas, se inundó. Las aguas cubrieron el llano durante largo tiempo, pero finalmente se retiraron y los atenienses restauraron su ciudad. Tras esto, erigieron un templo a su nueva diosa, Atenea, quien les brindaría prosperidad, pero también hicieron ofrendas a Poseidón, para aplacar su ira. 

Como dios poderoso, Poseidón era objeto de gran adoración, por lo que hoy se conservan varios de sus templos. No siempre se le rindió culto como dios del mar. Algunos de sus santuarios están dedicados a Poseidón Hipio ("Poseidón de los caballos"), y muchos fieles lo veneraban como dios de las plantas. Sin embargo, algunos de sus templos, como el de Sunion en Ática, se halla en un acantilado de cara al mar, considerado el auténtico reino de Poseidón.


POSEIDÓN Y LOS ANIMALES
Poseidón se asociaba en general con la vitalidad y la energía de los animales, pero se lo relacionaba en especial con dos criaturas, el toro y el caballo´(el primer caballo nació del semen que Poseidón derramó sobre una roca). Los griegos admiraban a ambos por su agresividad y potencia sexual. Poseidón a veces adoptaba la forma de un caballo para aparearse, como en la ocasión en que acosó a la diosa Deméter, que se había convertido en yegua. 


POSEIDÓN Y ULISES

La Odisea, de Homero, relata el regreso del trágico héroe Ulises de Troya a Ítaca tras una serie de percances marinos. Muchos de ellos, como el remolino de Caribdis, los causó Poseidón porque Ulises cegó a su hijo, el cíclope Polifemo. El poema describe las tempestades desatadas por el dios del mar, a causa de las cuales naufragó el barco del héroe y se ahogaron según sus compañeros.


OTROS DIOSES CLÁSICOS DEL MAR

Los griegos adoraban a otros dioses del mar, aunque no eran tan poderosos como Poseidón. Algunos se asociaban a ciertas criaturas marinas. Por ejemplo, Glauco se relacionaba con los peces y Proteo con un pastor de focas. Otros poseían habilidades especiales. Tritón era famoso por crear música con una concha de caracol y Proteo por su infinita sabiduría, aunque no le gustaba que le dirigieran preguntas. 

GOETHE! (y 2)

En la película vemos cómo Goethe escribe "Las penas del joven Werther" desde la cárcel, en la que está por haberse batido en duelo contra el prometido de Carlota. Mientras él está en la cárcel, asistimos también a una escena de tranquilidad doméstica de la familia de Carlota, en la que aparecen su padre y su prometido.

video

Aún en la cárcel, cuando el carcelero le devuelve las pistolas con las que se batió, piensa en el suicidio. Finalmente rechaza la idea, mientras oye las campanas que anuncian la boda de Carlota.

video

Goethe acepta un empleo y se aleja de Carlota. Cuando llega a Frankfurt una multitud está intentando comprar su libro, hay multitud de jóvenes vestidos con casaca azul y calzón amarillo. Cuando se enteran de que es el autor, lo rodean enloquecidos. 

video

GOETHE! (1)

La película alemana Goethe! narra la juventud del escritor. Sabemos que Werther está basada en una experiencia vital de Goethe: se enamoró de la prometida de uno de sus amigos. Este episodio de su vida es el que cuenta la película y por lo tanto podemos verla como una recreación de la novela que estamos leyendo. Veamos algunos trozos que sirven de ilustración a algunos fragmentos de la obra: 

1. Goethe, como Werther, se enfrenta a los convencionalismos sociales. (Tras ser "maltratado" por quienes él considera inferiores, y que encarnan todas las convenciones y la hipocresía de la sociedad que él desprecia, les manda un mensaje en la nieve, el mensaje dice algo así como "chupámela").

video


2. Werther en casa de Carlota
Aquí Goethe aparece ya vestido como Werther (chaleco amarillo y casaca azul) y junto con su amigo y confidente (que hace las veces del Wilhem de las cartas) va a visitar a Carlota a la que habían conocido poco antes en un baile. 
Esta escena, en la que Lote reparte rebanadas de pan entre sus hermanitos, está calcada del libro.
video